Hasta que la muerte nos separe

esperanza 02El Amor, en culturas y épocas distintas, ha estado subordinado a la moral social de turno y las religiones también impusieron su propia moralidad a las relaciones. En nuestra cultura cristiana el matrimonio se sella con el juramento “hasta que la muerte nos separe”. Y es genial que este juramente sea la gran declaración de intención de Amor hacia tu pareja, ya que hace que tu pareja, al escuchar estas palabras se sienta lo más importante para ti, del mismo modo que tú te sientes lo más importante para él. Y es genial, de verdad, que este sentimiento os abrace, os haga soñar y desear que nada ni nadie os pueda separar. Sostener esta percepción parece fácil mientras el enamoramiento danza alrededor de vuestras vidas.

¿Qué es la muerte?

Esta es la pregunta del Trillón. Un día escuché a un gracioso decir  “ahí se debe estar muy bien, porque nadie ha regresado”. ¿Sí? ¿O es que regresamos todos sin acordarnos? Si la energía no se crea ni se destruye solo se transforma, ¿habría una parte de mi que también, ni se crea ni se destruye y solo se transforma? Si este principio científico lo aplicamos a nuestro ser nos topamos de lleno con la inmortalidad, que no es un concepto fácilmente digerible, especialmente cuando estamos tan identificados con nuestro cuerpo físico asumiendo que nosotros somos nuestro cuerpo.

Las religiones han dado su perspectiva de la muerte de muchas formas pero yo considero que en la actualidad es más sano y sabio encontrar una respuesta individual a esta pregunta antes que seguir comprando la respuesta de otros. Si hacemos caso a lo de que la energía y la materia se transforman, entonces la inmortalidad sería como una especie de estado de transición para manifestarse otra forma.

No quiero parecer catastrofista por hablar de la muerte pero si miras de frente este hecho te ayudará a reconfigurar muchos aspectos de tu presente diario.  Y posiblemente tomes decisiones nuevas. Recordar que te vas a morir hagas lo que hagas, puede devolver el valor auténtico a tu vida presente, a tu relación, a tu profesión, a tu familia que muchas veces perdemos de vista porque nuestro malestar no nos deja mirar lo que verdaderamente es importante para tí. Aquí te regalo unas preguntas que yo mismo mantengo presente ¿Cómo vivirías tu vida si solo te quedaran 9 meses de vida? ¿Qué empezarías a hacer que no estás haciendo? ¿Qué miedos perderías porque no quieres morirte con él?

¿Se puede romper un pacto?

El valor de tu vida está definido por la contribución que quieres dejar en el mundo en la escala que decidas. Subordinarte a una relación por miedo solo hace que anticipes tu muerte viviendo sin consciencia de tu auténtico potencial. El juramento de “hasta que la muerte nos separe” empieza a cambiar de significado a medida que pasas tiempo con tu pareja. Algunos, con los años, se reafirman en su promesa y descubren en su corazón que el Amor va más allá del tiempo, que cuando está presente no importan las distancias, ni siquiera eso que llamamos muerte puede detener su flujo. Y estas personas se convierten en sabios.

esperanzaTambién ocurre que cuando el enamoramiento se apaga y se enciende la llama del resentimiento, la afirmación parece una condena de muerte en la propia vida. ¿Quién quiere estar con alguien hasta que la muerte te separe si ya no soportas el comportamiento del otro? Cuando tu pareja te lleva a tus límites de forma continua, o cuando ya no recibes lo que esperabas y tu desilusión crecen sin parar, recordarte el juramente puede ser una agonía.

Yo considero que en el estado de resentimiento sale una verdad a la superficie y es una oportunidad de encontrar el Amor de otra forma. La gente se separa resentida porque asume que el Amor se acabo, sin embargo he comprobado que no es así. Por eso, lo más sensato antes de tomar la decisión de separarte, es disolver el resentimiento hacia tu pareja, porque en muchísimos casos cuando las personas disuelven su resentimiento completamente, vuelven a sentir el Amor que les unió. Y desde ese Amor pueden tomar una decisión clara respecto a lo que desean con su relación hoy. Y si la decisión de separarte brota desde el Amor, ni Dios se opone a ella.

Las relaciones son una escuela

Cuando inicias una relación no somos conscientes que la interacción con tu pareja te va a modificar  profundamente. No eres la misma persona antes de empezar que cinco años más tarde de estar con esa persona. En ese tiempo hay un aprendizaje, un intercambio de sabiduría compartida, unos retos afrontados, unas desilusiones rotas, un crecimiento que puedes abrazar con tu corazón o puedes rechazar con tu razón. Si has “perdido” la belleza que tenías no le reproches a tu pareja que es su culpa. Si has dejado de hacer lo que te gusta tampoco es por él. Y si te sientes obligada a comportarte de cierta forma quizás te puedas plantear ¿Qué beneficios recibes para tener esa actitud? ¿Para qué haces lo que no quieres hacer?

El resentimiento es una forma de separación que produce distanciamiento con tu pareja, pero ese distanciamiento trae una forma de acercamiento hacia ti. Desde esta perspectiva ésta emoción no es solo negativa porque te despierta el valor hacia ti, te ayuda a que te replantees aspectos de tu vida en sus distintas áreas. Incluso si tu pareja no cumple las expectativas que tú necesitas para sentir seguridad, esta momentánea separación construye la siguiente escena con tu pareja. ¿Qué no te estás atreviendo a hacer y el resentimiento te empuja a hacer?

El resentimiento visto con los ojos del equilibrio del Amor es una oportunidad maravillosa para sentir a fondo tu propio Amor y elegir el siguiente tramo de tu camino. No pienses que tu pareja no te ama solo que no lo expresa como tú necesitas. ¿Puede él cambiar? Sí, tanto como tú la forma que interpretas sus actos u omisiones. ¿Y quién tiene la razón? Es más sensato que no la tenga nadie.

Yo no promuevo la ruptura de las relaciones, pero sí que cuando te toca vivirla que la vivas desde el Amor, porque, ya que es inevitable la muerte, es más sano replantearte un juramento antes que aferrarte a un concepto para vivir como muerto en vida al lado de alguien que ya no deseas como pareja. Pero aún si ocurre así, te aseguro que en tu Corazón no desaparecerá el Amor por esa persona.

 darlo  todoPara mí, desde el Amor eterno del corazón el “hasta que la muerte nos separe” solo significa “hasta que se acabe lo que tenemos para darnos”. Y si llega el infortunio de la separación  añadiría….“Si algo no nos dimos, fue porque no lo teníamos. Y como no tenemos algo más que ofrecernos, nos devolvemos nuestra libertad. Gracias, amor por las lecciones a tu lado”.

 

Oscar Durán Yates

Coach – Formador  y Autor

5 Comments

  • Sara Ramirez

    Reply Reply octubre 26, 2013

    Hola Oscar!!! muy bueno tu artículo me gustó mucho y además lo compartí, hace un tiempo te escribí un mensaje, ojalá lo puedas leer 🙂

    • Oscar

      Reply Reply noviembre 2, 2013

      Hola Sara, Recién veo tu comentario. Muchas gracias por compartirlo.

  • Durán-Yates Oscar

    Reply Reply noviembre 8, 2013

    Hola Sara, Gracias por compartir mi artículo. Por favor, envíame el mensaje que dices a mi email oscar@triunfaenelamor.com No he recibido nada. Tan pronto lo reciba te contesto. Gracias!

  • Rosamary

    Reply Reply marzo 15, 2017

    Esto sí es oro puro. Profundo. Gracias, Oscar.

    • Oscar

      Reply Reply mayo 17, 2017

      Hola Rosamary, gracias. Doy un salto de alegría que te haya servido. Un abrazo

Leave A Response

* Denotes Required Field