La necesidad de Amor

Es poco probable que ames tu presente si no has amado tu pasado. Si amas a los dos, eres dueño de tu futuro.

 Tu madre y tu padre

PADRE-MADRE-a24394242 Muy a menudo, olvidamos la naturaleza humana de nuestros padres y les culpabilizamos por las cosas que no hicieron o que hicieron que nos dolieron. Quien lo hace no se da cuenta que está defendiendo una actitud que niega el amor de sus padres desde las posibilidades que ellos tuvieron, y olvidan que la ignorancia de no haber sabido actuar como “mejores padres” fue involuntaria, como fue también involuntaria la ignorancia de sus abuelos con sus padres. Lo cierto es que todos los juicios negativos que tengamos sobre el padre o la madre, son las cargas emocionales que acumularemos dentro de nosotros y que se van a convertir en los obstáculos que encontraremos en nuestras relaciones humanas, especialmente en las de pareja.

Si quieres vivir una relación de pareja desde el amor de tu corazón, es fundamental que hayas integrado todas las vivencias que tuviste con tus padres, especialmente, aquellas que dejaron una herida o una huella que consideras irreconciliable. Si no haces esto de forma consciente, tu cuerpo, con los años, creara enfermedades que te pondrán delante de ese dolor que no has podido integrar. El resentimiento con los padres es la semilla de esa común enfermedad llamada Cáncer.

 Integrar las experiencias

Cuando me refiero a “integrar las experiencias”, quiero decir a desarrollar un sentimiento de gratitud y amgota-amaror incondicional por ellos hasta el punto de desear no cambiarlos por ningún otro padre o madre. Solo cuando alcanzas esa sensación de amor profundo, abres tu potencial para vivir plenamente en cualquiera de las áreas de tu vida y, muy especialmente, abres la puerta para vivir tus relaciones de pareja desde tu plenitud y no desde tus carencias o necesidades.

Entiendo que hay situaciones vividas muy difíciles de agradecer. Sin embargo, en esas situaciones extremas, si echásemos juntos una mirada profunda a lo que recibiste, incluso a través de lo que llamas “tus carencias” descubriríamos verdaderos regalos que no habías imaginado antes. Te aseguro que he visto esta situación en innumerables ocasiones e incluso en experiencias extremas de aparente abandono y malos tratos.

El obstáculo más grande

Existe un obstáculo increíblemente grande para sentir el amor de nuestros padres en nuestro corazón y ese es QUERER TENER LA RAZÓN de que nuestro padre o nuestra madre son lo que describimos. Cualquier descripción de alguno de ellos es solo parcial y suele estar cargada de nuestras emociones o de la opinión que otros nos inculcaron. No existe un manual que enseña a ser padre o madre perfectos. No existe tal fantasía en la realidad. Ser padre o ser madre es un don sagrado que heredamos de la vida por el hecho de pertenecer a ella. Y la vida no conoce otra cosa que no sea evolución, crecimiento, progreso.

Cada ser humano tiene una contribución única y específica que dar en la tierra y los hijos recibimos parte de esa contribución a través de nuestros padres. Las carencias heredadas de ellos son el combustible que utilizamos para explorar nuestra vida. Mientras que esas carencias nos duelan, ellas controlan nuestra vida, cuando dejan de dolernos se convierten en los frutos que hemos venido a dar al mundo bajo nuestra apariencia humana.

Planta asfaltoLa familia es la maceta, los padres la tierra y nosotros la planta que crece sana y fuerte en busca de la luz o que se marchita y se apaga por elección propia o inconsciente. La ausencia de tierra no es excusa para vivir plenamente, porque incluso bajo el cemento hay tierra viva que alimenta las raíces de una planta que busca la luz y sigue su corazón.

¿Elegimos a nuestros padres o los padres que tenemos son fruto del azar?

Cada día estoy más convencido que el azar como imprevisto no tiene lugar en cuanto a los padres que “nos tocaron”. El entorno condiciona, por supuesto, pero ¿qué entorno es mejor que otro? ¿Habría Einstein desarrollado su genio con otros padres? Y Beethoven, ¿Habría sido quien fue si su madre y su padre hubiesen sido diferentes? Ningún ser humano se libra de los condicionamientos de los padres que eligieron porque es justamente en la superación de esos condicionamientos donde se encuentra la oportunidad de crecer y los regalos que traemos.

Cuanto más huyas de los padres que te tocaron, más te conviertes en alguno de ellos. Cuanto más quieras tener razón, más te alejas de tu propio Amor, pero incluso ahí,  la vida te dará una nueva oportunidad de abrazar lo que aún no has podido amar. ¿Qué es el Amor entonces? La respuesta la describes con tus actos y omisiones.

CR_797754_padre_madre_e_hijoAbrazar a tu madre. Perdonar a tu padre. Perdonar a tu madre. Abrazar a tu Padre. Mantener las fantasías en tu mente de lo que se supone que ellos tuvieron que hacer o dejar de hacer solo te esclaviza al sufrimiento. La madre que tuviste es perfecta. El padre que tuviste es magnífico. Ambos crearon para ti lo que viviste con el amor que había en sus corazones a pesar de su inconsciencia o ignorancia.

Porque un abandono es solo un grito prolongado que se silencia el día que descubres que la ausencia fue una presencia invisible “pactada” para que aprendieras que el AMOR es lo único que está detrás de todo.

 

Oscar Durán Yates

Coach, Formador y Autor.

8 Comments

  • Oye; que bien escribes!!! te acabo de descubrir; vuelvo a estar mas que de acuerdo con esto;

  • Pilar Martín

    Reply Reply octubre 9, 2013

    Gracias por esta reflexión que me ayuda a recordar a mis padres. Gracias a mi padre que todos los días iba a trabajar para traer a casa el alimento que necesitábamos para vivir junto con el amor a su hija que era la verdadera nutrición para mi alma y nunca se lo dije. Gracias a mi madre por cocinar todos los días esos alimentos con tanto esmero y amor que dejaba delicioso cualquier trozo…gracias.

  • Durán-Yates Oscar

    Reply Reply octubre 9, 2013

    Gracias a tí Pilar!

  • Durán-Yates Oscar

    Reply Reply octubre 9, 2013

    Gracias, Marina! Deseo que te sea útil!

  • Concepcion Tena

    Reply Reply octubre 10, 2013

    Es verdaderamente necesario reconciliarse con nuestros padres vivos o no. Este hecho tranquiliza nuestro corazón, nos da paz y nos libera de juicios erróneos. Entonces en ese momento brotan los verdaderos motivos para amarlos todavía más y las razones para agradecerles todo lo que nos ayudaron que superan a todo aquello en que hemos podido contribuir en su bien estar. Se caen los juicios, las críticas; nos sentimos pequeños con el descubrimiento de que hemos sido injustos. Ahora toca reconciliarnos con nosotros mismos; de igual manera no culparnos por nuestras actitudes y es cuando aparece el Perdón a ellos y a Nosotros y nos quedamos vacíos de rencores y aparece el Amor. Concepcion Tena

    • Oscar

      Reply Reply octubre 10, 2013

      Concepción, gracias por tu compartir! Es muy muy cierto lo que dices.
      Un gran abrazo

  • Gracias por tus palabras cargadas de sabidurìa. Es absolutamente cierto que mientras no haya una aceptaciòn profunda y amorosa de nuestros padres tal cual son, sin juicio ni reproches, habrá un bloqueo en nuestra vida que se proyecte en nuestras relaciones, salud, etc…esa aceptación es por tanto una liberaciòn para nosotros; un punto de partida para crecer en libertad y poder desarrollarnos desde nuestra esencia y no desde la dependencia a nuestras frustraciones y reproches. El comprender que todos hemos tenido carencias, pero que son nuestro punto de partida para lo que hemos venido a desarrollar aqui.

  • Durán-Yates Oscar

    Reply Reply octubre 11, 2013

    Gracias por tu aportación, Enesenciacoach Salome Gonzalo
    Un abrazo

Leave A Response

* Denotes Required Field