Cómo saber si tu relación de pareja pende de un hilo y tomar la decisión definitiva sin renunciar a tu felicidad ni a la de tu pareja.

Lo más probable es que pienses que terminar una relación de pareja siempre acaba con trauma, dolor y resentimiento. Y lo cierto es que es verdad. Y solo es verdad porque nunca has aprendido, ni tampoco te han enseñado, a gestionar tres puntos concretos que son clave cuando tu relación de pareja funciona a medias o ya no funciona. Pero antes de mencionarte estos tres puntos quiero que te hagas esta pregunta. ¿Recuerdas qué fue exactamente lo que te unió a la persona que ahora es tu pareja?

Nadie empieza una relación pensando que se va a terminar...

Nadie empieza una relación pensando que se va a terminar, pero lo cierto es que tarde o temprano todo el mundo, sí, has leído bien, TODO EL MUNDO, tú también, vas a afrontar, al menos una vez, una ruptura en tu relación, incluso si tu pareja fuese Angelina Jolie o Brad Pitt.

Quizás piensas que esto es muy dramático y un punto de vista negativo de las relaciones, pero déjame decirte que incluso si no estás de acuerdo, si llegas al final de este post, verás que esto que te cuento también aplica en tu caso.

Y si no me crees, solo dime… ¿estás viviendo ahora en tu relación cosas que nunca imaginaste que te ocurrirían?

Vamos con los tres puntos clave…

PUNTO 1: ¿Cómo saber si tu relación de pareja pende de un hilo?

Cuando te has caído y visitas al traumatólogo para ver si tienes un hueso roto, lo primero que tiene que saber tu médico es en qué estado está tu extremidad y para eso te hace una placade rayos x.

Igual ocurre con tu relación, para saber qué se ha roto, qué no funciona y qué amenazas próximas tienes, necesitas hacer un diagnóstico del estado actual de tu relación y por ti mism@ verás si tu relación pende o no de un hilo. ¿Hacemos tu diagnóstico? Si es que sí, ahora solo tienes que seguir respondiendo a las próximas 3 preguntas:

Pregunta # 1: ¿En cuál de estos tres estados está tu relación ahora mismo?

a) Estáis enamorados y haciendo planes de futuro juntos
b) Seguís juntos, pero estás desilusionad@ de tu pareja
c) Estáis afrontando una ruptura silenciosa o una ruptura manifestada.

En el punto uno NO estás, porque no estarías leyendo este post. Si estás en el punto b, desilusionad@ de tu pareja y esperas que las cosas mejoren, y, de momento, aprovechamos la inercia que aún tiene tu relación, pero sientes que no necesitas hacer nada, este post no te va a servir.

Si te identificas con la opción c, y eres de los que por encima de todo darías lo que fuera para que tanto tú como tu pareja, (y vuestros hijos, si tenéis…) recuperéis vuestra felicidad, este post es para ti; más abajo te voy a explicar qué puedes hacer para fortalecer tu relación y evitar la ruptura.

Ahora, sigamos con las siguientes preguntas.

Pregunta # 2: ¿El dolor de estar con tu pareja a veces es igual o, incluso mayor, al dolor de estar sin tu pareja?

a) Sí.
b) No.

Si respondiste sí, incluso si no lo has comentado aún con tu pareja y aunque trates de que las cosas sean como siempre haciendo como si no pasase nada, estás ocultando tu insatisfacción y eso es como una bomba de relojería y en cualquier momento tu relación puede estallar. Si respondiste no, pero tu relación no te satisface como está actualmente y te gustaría hacer cambios reales, responde la siguiente pregunta:

Pregunta # 3: ¿Sientes urgencia en que se produzca un cambio definitivo en la relación o al menos necesitas conseguir claridad y no quieres esperar más?

a) Sí
b) No

Si respondiste sí, lo más seguro es que estás pasando por una ruptura silenciosa avanzada y tu relación está a punto de romperse, si es que no se ha roto ya. Si respondiste no, pero definitivamente quieres tener más claridad y que las cosas se definan, lee ahora el punto 2.

PUNTO 2: ¿Cómo tomar la decisión definitiva para reavivar tu matrimonio o separarte con el mínimo impacto emocional?

Hay solo dos tipos de decisiones: las fáciles y las difíciles. Y también tienes las decisiones que son difíciles pero que a la larga te dan felicidad incluso si te cuesta digerir sus consecuencias. ¿Qué decisión deberías tomar ahora, fácil o difícil pero que te diera felicidad?

¿Te gustaría TOMAR UNA DECISIÓN DEFINITIVA?

Descubre cómo hacerlo sin renunciar a tu felicidad ni a la de tu pareja

Pincha aquí para reservar tu sesión gratuita

Quiero que tomes nota de este dato: 4 de cada 10 personas que se han separado, hubiesen podido evitar la ruptura de su relación si antes de tomar su decisión hubiesen sabido lo que tú vas a descubrir en las siguientes líneas.

Bueno, ahora que ya has evaluado si tu relación pende o no de un hilo, estarás de acuerdo conmigo que vivir en conflicto contigo mismo y con la duda e indecisión sin tomar acción, consume una gran cantidad de energía mental y emocional.

Te has preguntado ¿cómo es que has llegado a sentirte así?

Quizás…¿tienes miedo de tomar una decisión y de equivocarte?

o… ¿temes que con tu decisión vayas a hacerles daño a tus seres queridos? o quizás es…

¿simplemente que no estás seguro aún qué quieres y necesitas claridad?

Lo cierto es que cuanto más temas que algo ocurra, más rápido te acercas a vivirlo y eso, de verdad, que no me gustaría que te pasase si es que en tu caso se pudiese evitar.

Además, por más que quieras posponer tu decisión, lo único que estás posponiendo es tu felicidad y la de la gente que más quieres.

Es crucial que tengas claro cuáles son las opciones reales que tienes. ¿Quieres saber cuáles son las más comunes a las que la gente se enfrenta antes de tomar una decisión definitiva?

Todos tenemos miedos que nos sabotean vivir la vida que queremos.

Una opción muy común es hacer la vista gorda y dejar que la vida se encargue… Ciertamente, no te quepa la menor duda, la vida se encarga de darle la hostia a quien le toca.

Otra opción es dejarlo en manos de tu pareja. Es decir, forzar a que tu pareja abra juego por desgaste y una vez que ya está creado el clima adecuado de malestar la responsabilizas a ella o a él de todo lo que está ocurriendo en la relación y decides. Esto, quizás, puede funcionarte.

Y la tercera opción, la que de verdad te va a llevar a la raíz del asunto para siempre, es mirar de frente lo que hay, con sinceridad, con humildad, hablar de vuestra vulnerabilidad y preguntaros mutuamente todo lo que necesitéis hasta que descubráis qué es lo que os ha traído al punto que estáis. Con sinceridad…

Aquí te dejo unas cuantas preguntas para reflexionar… ¿Qué decisiones te han traído a este punto en tu vida? ¿qué insatisfacción estás teniendo tú, en lo personal y en la relación? ¿Qué desilusión tienes? ¿Qué arrastras del pasado que no has resuelto, en lo personal y en la relación?

Hablarse así a uno mismo es MUY difícil. Todos tenemos miedos que nos sabotean vivir la vida que queremos.

Ya te adelanto que de nada te va a servir culpar a tu pareja de tus insatisfacciones. Y si crees que tu relación es la causa, aguarda que tarde o temprano te cae…

Ahora, imagínate si fuese fácil hablar con transparencia y abiertamente, contigo y con tu pareja, sin tomarse las cosas como algo personal, dándole la importancia justa, ni más ni menos.

Imagínate si pudieras dejar el miedo a ser juzgado, rechazado o incomprendido por tu pareja.

Imagínate si hubiese una forma en la que no tengas que renunciar a tu felicidad, ni tu pareja tenga que renunciar a la suya, incluso si os tuvierais que separar.

¿Crees que es posible separarse con afecto y amor? De esto es de lo que trata el siguiente punto…

PUNTO 3: ¿Y cómo hago todo esto sin renunciar a mi felicidad y a la de mi pareja?

Hablemos de felicidad por un momento, porque como sabes para cada persona es diferente.

Ahora mismo, tú… ¿cómo definirías para ti el término felicidad sin que te tenga que juzgar tu familia, tu pareja, tu entorno? …porque sólo si defines tu felicidad incondicionalmente podrás tomar la decisión correcta…

Todas las relaciones son una escuela de crecimiento y aprendizaje personal.

Si ahora mismo estás en una situación que realmente no sabes en qué punto estás con tu pareja y no eres capaz de tomar una decisión definitiva, pero sabes que tienes que tomar una decisión hay una forma de hacerlo sin tener que pasar por traumas dolor y resentimiento.

Toma nota de este otro dato: todas las relaciones son una escuela de crecimiento y aprendizaje personal.

La relación es el lugar idóneo donde se manifiestan tus miedos personales y las cosas no resueltas de tu vida y donde mejor y más rápido se pueden sanar, si sabes cómo recuperar tu autenticidad, la confianza de tu pareja y establecer una comunicación basada en el afecto sincero.

Si tú restableces estas tres variables y abres juego, las probabilidades de que te separes se reducen. Y si no fuese posible evitar la ruptura, las probabilidades de separarte con amor y afecto aumentan.

Si algo de este post te ha llamada lo atención dime en los comentarios “este post me ha sido útil”

"Ya no pospongas tu felicidad y la de la gente que más quieres”

Pincha aquí para reservar tu sesión gratuita

2 Comments

  • hiten

    Reply Reply octubre 17, 2017

    test

  • ashish ameriya

    Reply Reply octubre 17, 2017

    t2

Leave A Response

* Denotes Required Field